Héctor Carreón, aspirante a la sección 12 del SUTGCDMX, Inhabilitado, Ex Reo y con D enuncias penales

By

*En 2002 estuvo preso en el Reclusorio Norte por plagio y falsificación de documentos

*El próximo 10 de agosto tiene una audiencia en el Juzgado Sexto en Materia Administrativa por actos de corrupción

*De acuerdo con los estatutos del SUTGCDMX, no se puede postular a ningún cargo de elección interna porque está inhabilitado, tiene cuentas pendientes con la justicia y antecedentes penales.

José Héctor Carreón Garcés, quien por tercera ocasión pretende postularse para la candidatura a la Secretaría General de la Sección 12 «Servicios Médicos» del Sindicato único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), tiene un historial conformado por diversas corruptelas que ha cometido para su beneficio personal así como un ingreso al Reclusorio Preventivo Varonil Norte e incluso, el próximo 10 de agosto, tiene una audiencia en los juzgados del Tribunal Superior de Justicia a la que deberá acudir para responder por las acusaciones que se le imputan.

Documentos y datos proporcionados señalan que este aspirante enfrenta diversas demandas de tipo penal, administrativas, civiles y electorales.

También tiene denuncias por derribar árboles en el Deportivo 18 de Marzo ubicado en la alcaldía Gustavo A. Madero sin consentimiento de la autoridad; por pensión alimenticia, piratería, amenazas y lesiones, entre otras.

Aunque ha tratado de ampararse para evitar la acción de la justicia, ese trámite le fue rechazado y ahora está obligado a responder por las cuentas pendientes ante los juzgados y la Contraloría General de la Ciudad de México, instancia que le ha enviado 22 notificaciones y no las responde.

A lo anterior, habrá que señalar que Carreón Garcés consiguió a través de sus influencias, que su esposa Alma Villanueva entrara a trabajar a la Secretaría de Salud del gobierno local, donde percibe ingresos brutos superiores a los 50 mil pesos mensuales, así como su hija Ingrid Carreón Villanueva, quien tiene en esa dependencia una plaza como Médico Veterinario aunque carece de título y cédula profesional.

En este sentido, cabe señalar que Ingrid no aparece en el Registro Nacional de Profesionistas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y desarrolla su actividad en el turno nocturno en una clínica con guardias fijas.

Ante el Instituto Nacional Electoral (INE), cuando en las pasadas elecciones se inscribió como candidato a diputado local del partido Fuerza por México, declaró que es dueño de bienes e inmuebles con un valor estimado en tres millones de pesos; de un automóvil cuyo costo es de 300 mil pesos y que tiene ahorros aproximados equivalentes a esta última cantidad, procedentes de las cuotas que aportan los más de 8 mil 500 agremiados.

Para lograr que dicho instituto político lo abanderara y de paso conseguir espacios para su familia, invirtió 9 millones de pesos provenientes de las cuotas de los agremiados sindicales. Al final no ganó, aparte de que Fuerza por México sólo obtuvo el 2.5 por ciento de las votaciones por lo que perdió su registro.

Además, las investigaciones realizadas por autoridades de la Fiscalía General de Justicia y la Contraloría General de la Ciudad de México, señalan que ante los actos de corrupción ya mencionados –algunos de ellos especificados en los expedientes 414/2020 y 1145/2020-1-, fue inhabilitado de por vida por parte de la Secretaría de Salud, por lo que ya no puede ocupar cargos como funcionario en dependencias ni postularse como candidato a ningún puesto de elección popular, ya sea como alcalde, legislador local y federal o líder sindical.

Esto último, de acuerdo con el Artículo 161 Bis que se encuentra en los estatutos generales del SUTGCDMX, al que por lo visto no se le da continuidad al permitir este tipo de situaciones que van en perjuicio de los trabajadores.

La siguiente audiencia de Carreón es el próximo 10 de agosto a las 10:30 am en el Juzgado Sexto en Materia Administrativa de la Ciudad de México, cuyo titular es Francisco Javier Rebolledo Peña. adscrito al Tribunal Superior de Justicia.

Cuando Carreón Garcés ingresó a las filas de dicho sindicato, era un «humilde chofer» de ambulancia en el Hospital Rubén Leñero, y ahora reporta ingresos por 540 mil pesos anuales; aunque la Secretaría de Finanzas del gobierno capitalino señala que al año percibe 744 mil pesos, ya que tiene un nombramiento de jefe de Servicios en la Secretaría de Salud, es decir, 62 mil pesos mensuales.

Sin embargo, en redes sociales presume los suntuosos automóviles de su colección, los yates privados en los que vacaciona por las majestuosas playas del país exhibiendo sus presas de pesca. Usa trajes finos y lentes negros, le acompaña un séquito de personas de toda su confianza que lo mismo le funcionan para «hacerle los mandados», cuidarle, amedrentar a los trabajadores que no simpatizan con él, así como a directores de nosocomios a quienes les exige canonjías. Héctor Carreón es bien conocido por mandar a golpear a sus oponentes,

Sus adversarios lo describen como «un personaje extravagante» y aseguran –quienes lo conocen desde hace muchos años- que vendedor de discos pirata en las inmediaciones de los centros hospitalarios, actividad que en 2002 lo llevó a estar preso casi seis meses en el Reclusorio Norte por el delito de plagio y falsificación de documentos.

Para obtener su libertad utilizó a sus amistades –toda vez que no tenía derecho a salir bajo fianza- y desembolsó “una fuerte cantidad de dinero” para persuadir a los testigos y demandantes.

Es claro que encontró en el sector salud del gobierno capitalino una «minita» para obtener recursos económicos con la venta de plazas, venta de comisiones sindicales, venta de hojas de préstamos y hasta venta de dictámenes médicos, por lo cual, pretende de nueva cuenta, tomar las riendas de la Sección 12, concluyen sus opositores.

Leave a Comment

Your email address will not be published.